Fisioterapia y Rehabilitación tras prótesis de rodilla.

Desde la fisioterapia disponemos de diferentes herramientas a la hora de tratar y rehabilitar a nuestros pacientes, en este caso tras una cirugía de Prótesis de Rodilla.

Entre estas herramientas se encuentra la Terapia Manual.

En este artículo queremos explicar en qué nos puede ayudar esta herramienta en el abordaje de este tipo de pacientes, siempre como complemento al resto de los tratamientos (ejercicio, educación…).

La terapia manual post-operatoria mejora el dolor, la función articular y la calidad de vida de los pacientes sometidos a una intervención con prótesis de rodilla

La artrosis de rodilla constituye una de las principales causas de discapacidad a nivel global. En la actualidad, la cirugía de reemplazo total de la articulación (prótesis de rodilla) es considerada como un procedimiento eficaz para reducir el dolor y mejorar la función de la rodilla.

Sin embargo, esta práctica no está exenta de efectos secundarios, y son muchas las personas que refieren dolor, pérdida de fuerza muscular o una reducción en el rango de movimiento articular tras la intervención quirúrgica.

Es por ello que el proceso de rehabilitación posterior a la implantación de la prótesis es de extrema importancia para minimizar los problemas derivados de la misma, mejorando la funcionalidad articular y, de este modo, la satisfacción del paciente. 

La terapia manual se emplea frecuentemente como medio de tratamiento fisioterápico para reducir el dolor y ampliar el rango de movilidad en personas con patologías musculo-esqueléticas. Por tanto, la aplicación de terapia manual en personas sometidas a una intervención de prótesis de rodilla podría resultar en una mejor recuperación postoperatoria y facilitar así el proceso rehabilitador.

En este sentido, un estudio controlado aleatorizado comparó la eficacia de un programa post-operatorio que combinó ejercicio y terapia manual con un programa aislado de ejercicio en personas intervenidas con prótesis de rodilla. 

En total, 42 pacientes intervenidos con prótesis unilateral de rodilla (media de edad: 68,5 ± 6,3 años) fueron divididos en un grupo que realizó una tabla de ejercicios (flexión activo-asistida de rodilla y flexión de cadera con rodillas extendidas en decúbito supino, flexo-extensión de cadera y rodilla en sedestación, entrenamiento de la marcha, subir escaleras, etc.) y en otro grupo que realizó la misma tabla de ejercicios y, además, movilizaciones de la rodilla y del tejido blando, así como masaje de fricción en este último.

Los programas de rehabilitación se realizaron una vez al día y se extendieron desde el segundo día posterior a la cirugía hasta que abandonaron el hospital, hecho tras el cual se inició un periodo de seguimiento de 2 meses.

Los resultados obtenidos reflejaron una reducción significativa del dolor en el grupo que recibió el programa de terapia manual, además de mejoras significativas en la función articular, la velocidad de la marcha y el estado de salud general del paciente, en comparación con el grupo que solo realizó la tabla de ejercicios. Además, los pacientes a los que se les aplicó terapia manual experimentaron una mayor satisfacción con el tratamiento (1).

Este estudio evidencia la importancia de incluir un programa de terapia manual en el proceso de rehabilitación tras una intervención de reemplazo de la rodilla de cara a obtener mejores resultados en la calidad de vida de los pacientes.

Bibliografía:

  1. Karaborklu Argut S, Celik D, Kilicoglu OI. The Combination of Exercise and Manual Therapy Versus Exercise Alone in Total Knee Arthroplasty Rehabilitation: A Randomized Controlled Clinical Trial. PM R. 2021;13(10):1069-1078. doi:10.1002/pmrj.12542

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.